El proyecto de cooperantes viarios que se desarrolla en Barcelona se extiende actualmente a cuatro escuelas de la ciudad. El proyecto da trabajo a ocho jóvenes con síndrome de Down. Su trabajo consiste en observar los comportamientos de conductores y peatones en los alrededores de las escuelas. Sus observaciones, convenientemente anotadas y sistematizadas, servirán para mejorar la seguridad viaria en las zonas escolares. Lo podéis ver en este vídeo: